Blog de ramoncaballero

Blogdiario. Escrito Nº 52 EL QUE CREA Y SE BAUTICE....

 ACatholicDictionarydeclara: “La Iglesia Romana es Apostólica porque su doctrina es la fe que se reveló una vez a los Apóstoles; fe que ella guarda y explica sin añadirle ni quitarle” (Londres, 1957, W. E. Addis y T. Arnold, pág. 176).

 ESCRITO Nº 52

  EL QUE CREA Y SE BAUTICE…….

 «Al dios desconocido»  (Hechos 17:22-31)

“Y les dijo: «Vayan por todo el mundo, anuncien las Buenas Nuevas a toda la creación.

 El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará”. MARCOS 16-16. (Biblia de Jerusalén)

¿“El que crea y se bautice”?  ¿Cómo un bebe o criatura pequeña va a creer? Y ¿…? 

Contradicción oh mentira.

El Bautismo. Hablemos de él.

 Cuando Jesucristo estuvo en esta Tierra él empezó a predicar un mensaje nuevo, mensaje para el cual él había sido enviado por su padre, el Dios Todopoderoso, hablaba del Reino de los Cielos y como tendría que ser la vida de la persona que quisiera entrar en él,  amplio el concepto de la adoración al Dios Todopoderoso y saco a la luz secretos escondidos desde la fundación del mundo, a esta nueva religión se le empezó a conocer como “el camino”, después de su muerte y con los Apóstoles predicado se le dio el nombre de “Cristianismo”.

El cristiano verdadero tenía y tiene que basarse en: “Un SEÑOR, una FE, un BAUTISMO; UN DIOS Y PADRE DE TODOS”.

Prácticamente, el Nuevo Testamento, la predicación de Jesucristo, se puede resumir en estas grandes palabras, que se encuentran en EFESIO 4:5-6.

Pero vamos a hablar del tema de hoy: El Bautismo.

Se puede definir  como un pacto particular entre Dios y el Hombre.

 Dios por medio de las Escrituras le dice que espera de el, y si cumple el premio que recibirá, y si el Hombre lo acepta, este pacto se sella por medio del bautismo, con el simbolismo de, “mueres en relación al pecado y naces con relación a la vida”.

 La costumbre que durante siglos han seguido y hoy en día siguen algunas religiones que se autodefinen cristianas de bautizar, no tienen ni el mas mínimo apoyo Bíblico, puesto que para que una persona sea bautizada, necesita al menos dos requisitos, requisitos que en su inmensa mayoría NO se cumplen en la gran mayoría de los Bautismos, haciendo de estos una FALSA y un GRAN ENGAÑO, engañando a la persona y lo peor, INTENTANDO ENGAÑAR A DIOS.

Estos DOS requisitos son:

1º Conocimiento de la palabra de Dios.

 2º Su consentimiento, O COMPROMISO DE CUMPLIRLA.

 Sí estos dos requisitos, el bautismo es, una falsa.En vista del hecho de que ‘oír la palabra’, ‘abrazarla de buena gana’ y ‘arrepentirse’ preceden al bautismo, y de que el bautismo requiere que la persona tome una decisión solemne, está claro que se debe tener por lo menos suficiente edad para oír, creer y tomar esa decisión.

 Y esto lo voy a apoyar con las Escrituras.

MATEO 3:13-16, nos describe el bautismo de, Jesús, que en ese momento tenía 30 años, el versículo, 16 nos dice que Jesús salió del, agua, pues él fue bautizado por Juan en el rio Jordán, ¿ y porque tenía que ser en un rio, o donde hubiera gran cantidad de agua?, la respuesta la está dando Pablo en ROMANO 6:3-4, “….Sepultado con el, por medio del, bautismo….”, por esta razón el bautismo tiene que ser en una gran cantidad de agua, por que la persona tiene que quedar, “sepultada”, (cubierta), muere al pecado, nace a la vida.

Jesús hablando con Nicodemo, este uno de los influyentes o maestros de Israel le dijo: “Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios”. JUAN 3:5. (Biblia de Jerusalén)

¿De dónde sale pues ese simulacro de bautismo, con un poco de agua por lo cabeza? En las Escrituras NO se menciona ese tipo de bautismo y tampoco  está escrito que este privilegio (el de bautizar) fuera de los sacerdotes, puesto que Juan (El bautista) no era sacerdote, como tampoco lo eran los Apóstoles que bautizaron a los primeros Cristianos, ¿y lo del padrino? ¿De dónde sale?, ¿Quién fue el padrino de Jesús? (Y NO tratéis de justificarlo con MAS MENTIRAS)

La verdad es que NO hay en las Escrituras ningún texto que apoye esto, por lo tanto, sin el apoyo de las Escrituras es, mentira, es tradición (Y, traición a la Palabra del Dios vivo) pues ante Dios esto es una pantomima.

Por lo tanto; decimos ser Cristianos, nuestra fe y esperanza en Dios puede que sea fuerte pero tapamos la palabra de Dios con mentiras y tradiciones, pero nos estamos engañando a nosotros mismos, y lo que es peor aún, a nuestros hijos.

Todo padre desea lo mejor para sus hijos, esto es así, desde pequeño nos preocupamos de su alimentación, educación, salud, bienestar etc., sin embargo en la cosa más importante de su vida, que es su creencia y conocimiento en el Dios todopoderoso y su relación con él, no nos preocupamos en enseñarle la verdad escrita en su Santa Palabra, sino que les enseñamos las creencias y tradiciones que a nosotros nos enseñaron, pasando el error de padre a hijo, por comodidad, dejadez, fanatismo.

Pensarán y dirán muchos; nuestros hijos aprenden religión por personas religiosas y preparadas, si, y por qué no compruebas si lo que les enseñan está en consonancia con la Palabra de Dios.

 Más claro; que lo que les enseñan lo demuestren con las Escrituras, tu como su padre y deseando la verdad y lo mejor para tus hijos y para tu familia tienes que estar atento y comprobar que no se tuerzan las palabras de las Escrituras, esto no es nuevo, acaso no hemos leído las palabras de Jesucristo en el libro de MATEO 15:14 “Déjenlos. Guías ciegos es lo que son. Por eso, si un ciego guía a un ciego, ambos caerán en un hoyo”.

¿A quienes se refería Jesucristo con estas palabras?  El versículo 1 lo aclara, “Entonces llegaron a Jesús unos fariseos y escribas de Jerusalén”, y estos eran personas respetables en esos tiempos.

Por el bien de tus hijos y por el tuyo propio, comprueba con las Escrituras que no estén también enseñando a tus hijos religión escribas y fariseos, puesto que esta la vida de tus hijos y la de tu familia en juego.

  Que nos engañaran a nosotros de pequeño, puede tener una escusa, en el sentido de que hace años no se tenían tantas posibilidades de saber la verdad como hoy en día, pero que por tradición se siga engañando a nuestros hijos, eso no puede consentirse, más cuando si esa persona al saber la verdad puede elegir y salvar su vida.

Y gracias a Dios las Escrituras están al alcance de todos nosotros, y estas son libres para hablar de ellas, y que nos demuestren las cosas apoyándose en ellas, y hablarlas si no se está de acuerdo, hasta llegar a la verdad, puesto que esto es para el bien de todos, el llegar a la verdad de la palabra de Dios, con el fin de que un día no tengamos que decir, ¿yo creía?, ¿a mí me dijeron?, recordemos si nos consideramos cristiano, que la vida futura depende de hacer la voluntad de Dios, no la de los hombres, y para hacer la voluntad de Dios el único sitio donde podemos aprender es, en las Escrituras, por eso veamos si lo que nos dicen es como Dios dice en su Santa Palabra, si no es así es porque nos están mintiendo, por muy respetable que nos parezca la persona que nos lo dice.

Tenemos unas palabras escritas por el Apóstol Juan, que tendrían que hacer pensar a más de uno.

Vamos a verlas: Juan al final de sus días tubo una revelación de parte de Dios que hablaba de un Apocalipsis, veamos en las Escrituras las palabras que quiero destacar: “Y fueron soltados los cuatro Ángeles que estaban preparados para la hora, el día, el mes y el año en que debían exterminar a una tercera parte de los hombres.

 Su ejército constaba de doscientos millones de jinetes: yo pude oír este número.

 En la visión vi así a los caballos y a los jinetes: los jinetes llevaban corazas de fuego, de Jacinto y de azufre; la cabeza de los caballos se parecía a la de los leones, y su boca vomitaba fuego, humo y azufre.

 Una tercera parte de los hombres fue exterminada por estas tres plagas: el fuego, el humo y el azufre que salía de la boca de los caballos….

 Y el resto de los hombres que no habían sido dañados por las plagas, no se arrepintieron de sus obras ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, que son incapaces de ver, de oír y de caminar”. APOCALIPSIS 9:15-20.

“no se arrepintieron de sus obras ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, que son incapaces de ver, de oír y de caminar”

¿Y porque no se arrepintieron? ; Porque desde pequeño les habían enseñado la adoración a los demonios por medio de la idolatría, y ellos y sus padres buscaban la salvación en sus ídolos “de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, que son incapaces de ver, de oír y de caminar”.

No queriendo en su día conocer las Escrituras y seguirlas, Dios les traía  el castigo predicho por él.

Tengamos en cuenta que: cuatro Ángeles están preparados para la hora, el día, el mes y el año en que deben exterminar a una tercera parte de los hombres, entre otras cosas.

Hay personas que intentan destruir o tapar las Escrituras, pero estas siempre salen a la luz, y la razón de esto es bien sencilla, están protegidas por el Dios vivo

¿Por qué NO indagamos en las escrituras? ¿Por qué no volver  al principio?

Vallamos a las palabras de Jesucristo, el lo está diciendo bien, claro, MATEO 28:18-20, “….vayan y hagan discípulos de gentes de todas las naciones, bautizándolos….”, primero, discípulos, y después, bautismo.

En MARCOS 16:15-16, lo dice también bastante claro, “…..les digo, vayan por todo el mundo y prediquen las Buenas Nuevas a toda la creación, el que cree y es bautizado, será, salvo…..”.

Los Apóstoles siguieron este mandato, HECHOS 8:12-13, “Pero cuando creyeron a, Felipe que estaba declarando las Buenas Nuevas…..procedieron a, bautizarse…..”.

 Primero se les predico, ellos creyeron, y se bautizaron.

HECHOS 2:37-38, está diciendo, “….Pedro les dijo a ellos, ¡arrepiéntase! y bautícense….”.

En  HECHOS 8:26-29, nos está dando la prueba de que Dios está atento al ruego de las personas, cuando estas son, sinceras; nos está explicando que cierta persona estaba leyendo de las Escrituras, pero no entendía lo que estaba leyendo; y Dios le mando ayuda para que se lo explicara, y después de aprender quiso bautizarse: Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.” HECHOS 8:37. (Reina Valera)

En los versículos, 36-39, nos está diciendo que esta persona se, bautizo; “pues hallaron un sitio que había cantidad de, agua:” era el requisito que faltaba después de aprender, y el querer, (¡no lo bautizo! con el agua de la cantimplora, que seguramente llevaba, pues estaba pasando el desierto, sino cuando llegaron donde había una GRAN cantidad de agua).

Si no lo entiende es porque  no quieres.

1º. Conocimiento.

2º. Tu consentimiento o deseo.

3º. Bautismo (inmersión completa)

El libro de JUAN 3:23, también nos dice “….estaba bautizando en, Enón, cerca de, Salim, porque allí había gran cantidad de, agua….”.

 “Pero cuando creyeron a Felipe, que les anunciaba la Buena Noticia del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, todos, hombres y mujeres, se hicieron bautizar”. HECHOS 8:12 (Biblia de Jerusalén)

La Palabra de Dios nos dice que, se, bautizaban tanto hombres como mujeres, después que se les habían enseñado las Buenas Nuevas y las habían aceptado, pero en ninguna parte de las Escrituras hace en ella mención de que se bautizara a ningún Infante o criatura pequeña; puesto que estas no podían bautizarse, pues primero se les tenía que enseñar la Palabra de Dios y  esta persona decidir; por esto el bautismo de infantes oh criaturas pequeña no es bautismo, y menos aun en la forma en que sea hecho y se hace, esto no sirve absolutamente para nada.

¿Pero?; como en la mal llamada ‘cristiandad’  un bautismo de los suyos creen que cuenta como un ‘cristiano’ mas, pues se empezó a hacer ‘cristianos’ en serie, (tierra conquistada = personas bautizadas = cristianos)  Y para meter el miedo en el cuerpo de los padres con el fin de que los bebe no se murieran sí bautizarse, puesto que entonces no contaban como cristianos en el siglo XII  la iglesia católica y apostólica y romana, invento el purgatorio o limbo, en el cual si un pequeño moría sin ser bautizado iría a él.

¿Pero?, En el año 2007 la misma iglesia católica firmo el ‘CERTIFICADO DE DEFUNCION DEL PURGATORIO o LIMBO’.

El documento entre otras cosas dice que tiene ‘razones teológicas y litúrgicas para esperar que los niños que mueren sin bautizarse serán salvados y podrán gozar de la visión beatifica’ (CTI)

No termina aquí la Historia:

Algunas organizaciones y personas, ponen un signo de interrogación donde el Dios Todopoderoso ya puso un punto final, esta táctica no es nueva, Satanás la ha utilizado varias veces y la sigue utilizando, ejemplo; cuando hablo con Eva, (« ¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín?»), acaso Satanás no sabía bien lo que Dios les había dicho a Adán y Eva.

 O con Jesucristo, («Si tú eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes,”) acaso Satanás no sabía bien quien era Jesucristo, pero Satanás esta hay para eso, para tentar o crear las dudas en las personas.

¿Qué tiene esto que ver con el bautismo?

Mucho; he dicho que algunas organizaciones y personas ponen un signo de interrogación donde Dios ha puesto un punto final, como Satanás, para crear las dudas, en este caso de un requisito impuesto por Dios.

Ejemplo; estas personas se basas en el libro de HECHOS  16:33, para justificar el bautismo de bebes o infantes, el cual dice a sí; “A esa misma hora de la noche, el carcelero los atendió y curó sus llagas. Inmediatamente después, fue bautizado junto con toda su familia”.

Y como fue bautizado con toda su familia, dan por supuesto (aunque las Escrituras no menciona nada de ellos) que habría bebe, o crío de meses o pocos años, para basarse en que hay que bautizar a bebe o pequeños de corta edad.

Si de verdad nos consideramos Cristianos, busquemos la VERDAD, leamos que ocurrió: “Luego los hizo salir y les preguntó: «Señores, ¿qué debo hacer para alcanzar la salvación?».

 Ellos le respondieron: «Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y toda tu familia».

En seguida le anunciaron la Palabra del Señor, a él y a todos los de su casa.

 A esa misma hora de la noche, el carcelero los atendió y curó sus llagas. Inmediatamente después, fue bautizado junto con toda su familia.

 Luego los hizo subir a su casa y preparó la mesa para festejar con los suyos la alegría de haber creído en Dios”. HECHOS 16:30-34 (Biblia de Jerusalén)

ESENCIA  DEL RELATO: 

Pregunta: “¿qué debo hacer para alcanzar la salvación?».

Respuesta: «Cree en el Señor Jesús y te salvarás

Enseñanzas: le anunciaron la Palabra del Señor,  a él y a todos los de su casa.

Resultado: fue bautizado junto con toda su familia.

Alegría: de haber creído en Dios”.

Vemos pues que las personas que componían aquella familia tenían que ser personas con edad suficiente para comprender y creer todo lo que se le estaba anunciando o explicando, pues  al final, TODOS, festejaban el haber creído en Dios.

Por lo tanto es imposible que hubiera bebe o críos de corta edad, puesto que ni se mencionan ni el relato seria verídico, puesto que el bebe y crio de corta edad  no puede creer en algo que no puede entender.

¿Pero?, tenemos a unos ‘ilustrados oh iluminados’ que se creen estar por encima del Dios Todopoderoso y de su Hijo, Jesucristo, y durante el Concilio de Trento  año 1545-1563 esta iglesia condeno a todos el que negara que los bebe debían ser Bautizados para la remisión de sus pecados.

Según  los teólogos, si un recién nacido moría sin Bautizar, su condición de pecador lo privaba eternamente de la visión de Dios  en los Cielos.

Uno de estos teólogos, Juan Calvino (1509-1564) llego al extremo de afirmar que los niños; ‘VIENEN YA DEL SENO MATERNO ENVUERTOS EN……CONDENACION’, y por lo tanto, ‘TODA SU NATURALEZA…..NO PUEDE POR MENOS QUE SER ODIOSA Y ABOMINABLE A DIOS

HECHEMOS UN VISTAZO A LA HISTORIA

El historiador de la religión Augustus Neander escribió lo siguiente de los cristianos del primer siglo: “El bautismo de niños era desconocido en este período [...]. No aparecen indicios de bautismo de niños sino hasta un período de tiempo tan tardío como el de Ireneo (c. 140-203 E.C.) —y con toda seguridad no antes—; y el que este fuese reconocido por primera vez durante el transcurso del tercer siglo como parte de la tradición apostólica es una prueba en contra, más bien que a favor, de su origen apostólico”. (History of the Planting and Training of the Christian Church by the Apostles, 1864, pág. 162.).

Las fuentes históricas muestran que los primeros cristianos bautizaban por inmersión. Sobre este tema, el Diccionario de la Biblia (edición de Serafín de Ausejo, 1981, col. 213) dice: “Por el vocabulario mismo [de las Escrituras] se ve que el bautismo se administraba por inmersión”. El Diccionario Enciclopédico Salvat (1967, vol. 2, pág. 577) añade: “El primitivo ritual del BAUTISMO [...] se efectuó en la Iglesia cristiana primitiva por inmersión”.

 La definición dada antes muestra con claridad que el bautismo es una inmersión completa y no el mero hecho de derramar o rociar agua. Los bautismos registrados en la Biblia corroboran este hecho. A Jesús se le bautizó en el Jordán, un río de tamaño considerable, después de lo cual “subió del agua”. Juan escogió para bautizar un lugar situado en el valle del Jordán, cerca de Salim, “porque allí había una gran cantidad de agua”.  El eunuco etíope pidió que se le bautizara cuando él y Felipe llegaron a “cierta masa de agua”. En aquella ocasión, ambos “bajaron al agua”, y después se dice que ‘subieron del agua’. Todos estos ejemplos dan a entender que había suficiente agua como para tener que entrar y salir de ella andando, y no un pequeño estanque donde el agua llegase hasta los tobillos. Además, el hecho de que el bautismo también se usa para simbolizar un entierro indica que se trataba de una inmersión completa.

Quiero resaltar la gran importancia del bautismo, con las palabras de Pablo escrita en, GALATAS 3:26-27, “Todos ustedes de hechos son hijos de, Dios, por medio de la FE, en Cristo Jesús.

Porque todos ustedes que fueron bautizados en Cristo, se han vestido de, Cristo”.

UN DIOS, nuestro padre, aprendamos que quiere el de, nosotros.

UN SEÑOR, Jesucristo, el único mediador entre Dios y nosotros.

UNA FE, las Buenas Nuevas, por medio de, Jesucristo.

UN BAUTISMO, haciéndonos coherederos con Cristo, para un, Reino. 

Biblias consultadas:

Biblia de Jerusalén – Nuevo Mundo – Reina Valera – Nacar-Colunga. 

Seguiremos si Dios quiere. 

           


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: